3 variables mínimas a tener en cuenta para dar precio a un cliente

Hoy vengo con un problema muy común que me decís muchas veces en las mentorias. No sé poner precios, lo calculo en base al coste de la obra,  a lo que me dice el cliente que se quiere gastar, a lo que me viene bien facturar ese mes…

Pero no puedes poner un precio al azar cada vez que te viene un cliente, porque pierdes el control sobre lo que quieres facturar cada trimestre así como un gasto de tiempo cada vez que te viene alguien.

Te voy dar 3 variables mínimas que necesitas tener en cuenta básico para calcular el precio que ponerle a tus servicios, y son:

Coste + Gastos + Beneficios.

Luego esto, podemos complicarlo todo lo que queramos.

Coste

En nuestro caso, el coste suele ser la inversión de tiempo.

Con esto no quiero decir que tengas que basar el precio en tu precio hora, no te lo recomiendo.

Pero si tienes que saber cuánto tiempo tardas en realizar ese servicio, por dos cosas, para poder calcular su rentabilidad y para poder planificar tu agenda y saber cuántos servicios del mismo tipo puedes asumir a la vez.

Una vez sepas cuanto tardas en hacer ese servicio, lo debes cuantificar. Y aquí sí que debes establecer un coste a tu hora.

Este coste no será el mismo siempre. Depende de tu estilo de vida y de las condiciones personales en cada momento. Es un precio que yo recomiendo revisar una vez al año.

Pero lo dicho, no bases únicamente tus honorarios en ese precio que te salga.

Este primer número es orientativo, y te sirve de base.

Gastos

Hora vamos con la siguiente variable que la de los gastos.

Aquí puedes ser todo lo detallista y minucioso que quieras.

Puedes tener tablas de Excel que te calculen los gastos que te genera ese servicio.

Deberías distinguir entre gastos fijos y variables.

Fijos son los que sí o sí tienes. Tengas o no tengas clientes; como son la cuota de autónomos, internet, si estas en un coworking, las suscripciones a herramientas o programas que uses.

Los variables son aquellos que solo los tienes si te contratan. Por ejemplo no vas a contratar un render si no tienes cliente a quien enseñárselo.

Este número que te sale, es el importe mínimo que debes poner a tus servicios, por menos de eso, te salen negativas las cuentas.

Beneficios

Pero esto no es un cambio de cromos, ni nuestros estudios son una ONG.

Así que a este número debes incrementarle tu beneficio, lo que tú quieres ganar.

Puede ser un 5%, un 15%, un 20% o hasta un 50% Tú decides.

Este precio luego te lo tiene que validar el mercado.

Te lo tiene que quere pagar tu cliente.

Si los precios no encajan, analiza porque puede ser.

No te bases en la competencia, pero mira a ver si tus precios están muy por encima o muy por debajo de los suyos, es un baremo a tener en cuenta.

Lo primero, comprueba que tu mensaje y tu aporte de valor está llegando a tu cliente y lo está entendiendo.

Mira también si tus servicios son para este cliente o tienes que cambiar de tipo de cliente.

Una vez pasados estos filtros, si tu cliente es tu cliente ideal y entiende el valor que aportas, pero le pareces caro, mira que pasa.


¿Te has quedado con alguna duda? ¿Quieres que veamos tu caso particular?

Pincha más abajo, y lo vemos en una consultoría puntual.


Mi cita semanal contigo

Quiero invitarte personalmente a mi lista de suscriptores para compartir contigo consejos, tendencias, novedades, reflexiones, dudas de mis clientes del estudio o cualquier cosa que vea que te puede ser de utilidad para tu estudio.

Es una comunicación mucho mas personal que la de redes sociales, porque compartiré contigo temas o tips que no le doy a todo el mundo asi cómo así.

Así que espero escribirte y que tú me leas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba